post

¿DEBO OPERARME SI TENGO UNA HERNIA DISCAL?

Desde la neurocirugía se considera que una hernia, o una protusión, sólo debería ser operada en aquellos casos donde la lesión discal produce una compresión radicular o medular que afecta a la conducción nerviosa. Es decir, en aquellos casos donde el paciente presente debilidad muscular  (un síntoma de gravedad es la imposibilidad de caminar de puntillas o sobre los talones), parestesias importantes (es decir: zonas donde falta la sensibilidad), pérdida de reflejos etc. Ante cualquiera de estos síntomas, el médico, además de valorar la resonancia, suele solicitar un estudio electromiográfico para objetivar el grado de afectación de la conducción nerviosa.

 

Como dato para quitarse el miedo si os han diagnosticado una hernia, os diré que existen cantidad de estudios de campo, en los cuales analizan los resultados obtenidos en las resonancias magnéticas a dos grupos de pacientes: Uno, como grupo control, en el que las personas  nunca han sufrido un proceso de lumbalgia; y un segundo grupo de pacientes que padecen de forma recurrente dolor lumbar. Los resultados de este tipo de estudios muestran que las hernias/protusiones discales aparecen con aproximadamente la misma frecuencia en ambos casos, por lo que no se debe de considerar una entidad implicada en el dolor que presenta el paciente, que seguramente, éste se deba a una mala biomecánica. Siendo el hallazgo de discopatía de tipo casual, o un síntoma más del cuadro, lo que últimamente los médicos han decidido definir como dolor lumbar  mecánico o inespecífico.

 

En vista de  lo expuesto, y de modo muy resumido,  considero que lo realmente importante es hacer una correcta valoración del paciente, analizando cuáles son sus síntomas, su actividad deportiva y laboral, edad, etc. Para de este modo  determinar si su cuadro va a beneficiarse de una intervención quirúrgica, o si tal vez  con un tratamiento conservador consistente en relajar la musculatura contracturada, fortaleciéndola con ejercicios, como los del método Pilates, y realizando estiramientos, conseguiremos solucionar nuestras molestias de espalda.
 


Autora: Fátima Fontenla Souto. Fisioterapeuta Colegiada 1510

 Imagen de previsualización de YouTube

 El vídeo que sigue es el de una laminectomía, el procedimento quirúrgico más usado en intervenciones de patología discal