post

Imagen de previsualización de YouTube

La sentadilla es un excelente ejercicio para el desarrollo de las piernas, considerado por algunos autores como el principal. Trabaja directamente los músculos de muslo, cadera y glúteos, y fortalece los huesos, ligamentos y tendones de piernas y caderas. Ha sido objeto de considerable controversia en los últimos años, debido a la acusación por parte de algunos entrenadores de que las sentadillas aumentan la probabilidad de sufrir lesiones lumbares y de rodilla. En consecuencia, muchos autores sugieren que se practiquen formas modificadas de la sentadilla. Otros autores, sin embargo, disputan las afirmaciones de riesgo y defienden el uso de la forma tradicional de practicar la sentadilla, empleando una buena técnica.

En el siguiente link  http://functionalfitnessbarcelona.com/sentadillas-diferentes-analisis-anatomico/ se comenta un articulo muy curioso sobre este debate, en el se concluye que  no hay ninguna posición exacta y única para las sentadillas. Se muestra por qué la comodidad de cada atleta debería marcar la anchura de separación de las piernas.

Preguntas del tipo: Por qué los pies deben apuntar hacia fuera, por qué algunas personas sufren al realizar sentadillas profundas o por qué hay quien pueden hacer “pistols” y para otros es imposible, se intentan responder mediante el análisis de las variaciones anatómicas.

Se concluye que nadie hará la sentadilla igual, de hecho se  debería evitar unificar la técnica. La comodidad en la posición de la persona es la que dictaminará la anchura de la sentadilla yendo acorde con la estructura ósea. Hay personas que hacen las sentadillas anchas y otras estrechas y esto no depende tanto de acortamientos musculares como se suele pensar, ya que por lo general, pocas personas están al final de recorrido muscular y es por esto que, en algunos casos, los estiramientos no serán la mejor herramienta.

Músculos implicados en la sentadilla

La sentadilla es un ejercicio prácticamente de cuerpo completo. Implica principalmente a la musculatura de muslos, glúteos, parte baja y extensores de la espalda y abdomen. Al trabajar con tantos grandes grupos musculares simultáneamente y de forma tan intensa, exige también un gran esfuerzo cardiovascular. A medida que el cuerpo desciende, rodillas y cadera se flexionan, el tobillo se dorsiflexiona, y los músculos alrededor de las articulaciones se contraen excéntricamente, alcanzando su máxima contracción al final del movimiento mientras frenan y finalmente detienen el descenso. Los músculos alrededor de los tobillos trabajan para proporcionar estabilidad. Del mismo modo, la musculatura erectora del tronco se activa para proporcionar estabilidad, así como también la faja abdominal. En la segunda fase del movimiento, cuando se vuelve a la posición vertical erguida, los músculos de las piernas se contraen concéntricamente, rodillas y cadera se extienden y el tobillo realiza una flexión plantar.

El vídeo que os dejamos expone de una manera muy gráfica y divertida como es la biomecánica del ejercicio.

Autores: Fisioterapeutas Fatima Fontenla Souto y Exequiel Briozzo Obaid

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *