SUELO PÉLVICO: EJERCICIOS PARA FORTALECIMIENTO Y RECUPERACIÓN

EJERCICIOS DE KEGEL

Fueron ideados por el Dr. Arnold Kegel en 1948 con el objetivo de fortalecer el suelo pélvico y ganar control sobre los esfínteres, logrando recuperar las funciones normales del suelo pélvico (continencia, sostén de órganos, función sexual, etc). Se trata de contracciones voluntarias, concéntricas y hacia arriba de los músculos del suelo pélvico, que envuelven y cierran los esfínteres. Puedes ver nuestra anterior entrada explicando los ejercicios de Kegel aquí.

Estos ejercicios están recomendados para tratar eficientemente aquellas disfunciones del suelo pélvico que están derivadas de la debilidad de esta musculatura. En aquellas patologías cuya causa sea un aumento de tono de esta musculatura, como vaginismos, algunas dispareunias, y otras, los ejercicios Kegel están contraindicados ya que agravarían más el cuadro

descarga

Debemos evitar sobrecargar la musculatura del suelo pélvico. Como cualquier grupo muscular debemos programar, en este caso con un fisioterapeuta formado en este campo, el número de repeticiones y la intensidad de los ejercicios, para evitar la aparición de agujetas y un aumento potológico del tono de esta musculatura. Es interesante buscar un momento del día tranquilo para poder concentrarse y tomar conciencia de esta región corporal para así localizar la musculatura correctamente y lograr una contracción eficiente.

Los beneficios de los ejercicios Kegel se multiplican cuando activamos el core, que como hacemos en nuestro centro de Pilates, se trata de la contracción del transverso abdominal con los multífidos de la espalda.

SENTADILLAS PARA MEJORAR LA SALUD DEL SUELO PÉLVICO

 Katy Bowman científica biomecánica con  formación en Física, Fisiología, Anatomía e Ingeniería lanza una teoría acerca de la rehabilitación del suelo pélvico con los ejercicios de Kegel. Considera que  hasta ahora se ha insistido solamente en fortalecer el suelo pélvico, cuando el normotono y la elasticidad son cualidades imprescindibles de un buen estado de salud pelviperineal.

 Bowman basa su teoría en las siguientes  observaciones:

  • En los países occidentales hay un porcentaje muy similar de mujeres nulíparas y multíparas que sufren disfunciones del suelo pélvico
  • Existe un creciente porcentaje de hombres que también sufren disfunciones en este grupo muscular.
  • En otros países del mundo, mujeres que suelen tener muchos más hijos de media padecen muchos menos problemas de suelo pélvico.

Esto demuestra, según Katy Bowman, que el embarazo y el parto no son la causa primaria de las disfunciones de suelo pélvico:

No, pregnancy does not cause PFD. Can I say that again? NO, PREGNANCY DOES NOT CAUSE PFD. How do I know? Because research shows that the category of ailments that fall into PFD occur equally in women who have and who have not delivered babies. There are also women who have had 10 or 12 kids who have no pelvic floor issues.And, P.S., Pelvic Floor Disorder in men is also extremely prevalent and on the rise

No, el embarazo no causa disfunciones del suelo pélvico.¿Puedo decirlo otra vez? No, el embarazo no causa disfunciones del suelo pélvico. ¿Cómo lo sé? Porque los estudios demuestran que las patologías que entran dentro de la categoría de PFD (disfunciones del suelo pélvico), ocurren en el mismo porcentaje en mujeres que han dado a luz, como en mujeres que no han dado a luz. Sin embargo hay mujeres que han tenido diez o doce hijos y no tienen ningún problema de suelo pélvico, Además las disfunciones de suelo pélvico en hombres son extremadamente frecuentes y están aumentando

 

Según Bowman, los músculos del suelo pélvico  son similares a una cama elástica flexible con la tensión justa, que está sujeta por delante al hueso del pubis y por detrás al cóccix, no a una hamaca como se suelen describir. Para ella, las disfunciones del suelo pélvico “están causadas por la falta de tensión adecuada en dicha musculatura, debido al acercamiento del hueso sacro hacia el interior de la pelvis”. “Cuanto más se acerquen los huesos del pubis a los del cóccix menos tensión tendrá el suelo pélvico, que se asemejará entonces a una hamaca”

Kay Bowman considera las sentadillas como el método más efectivo y natural de fortalecer los glúteos, usando el propio peso corporal como resistencia, además se estiran y se relajan los músculos de nuestro suelo pélvico. (Mira cómo hacer una sentadilla en esta entrada). Afirma que hacer sentadillas varias veces al día mejorará nuestra salud lumbopélvica y un parto más fácil.

 

 

NUESTRA OPINIÓN

Desde Pilates Core no podemos afirmar que las sentadillas sean mejores que los ya clásicos ejercicios Kegel, y que estos últimos haya que descartarlos.

Para nosotros la base es la valoración del paciente, si el problema deriva de una sobrecarga de la musculatura, no debemos recomendar ejercicios de fortalecimiento (en este caso los Kegel), pero en muchos casos el problema reside en la debilidad del suelo pélvico, y si las sentadillas aportan beneficios, ¿por qué no incluirlas junto con Kegel a la terapia? También recalcar, que la contracción del transverso abdominal mejora la salud del suelo pélvico, y que en casos de, por ejemplo,  incontinencia urinaria o prolapso uterino, se deberían  incluir también los ejercicios hipopresivos.
(En el Método Pilates, MP, el tipo de contracción que se realiza es depresiva, no hipopresiva, por lo que en aquellas patologías donde los abdominales sólo puedan fortalecerse en una dinámica hipopresiva,  el MP sería una contraindicación)

Como veis, no todo es blanco o negro, para eso estamos los profesionales sanitarios, para aconsejar al paciente, y también para   derivar a otras/otros compañeras/os si en nuestro centro no le podremos solucionar el trastorno.

 Esperamos que os haya resultado interesante.

Autora: Fátima Fontenla Souto. 

Fisioterapeuta Colegiada Nº 1510

http://www.ensuelofirme.com/no-mas-ejercicios-de-kegel-lo-que-unos-buenos-gluteos-pueden-hacer-por-tu-suelo-pelvico