post

¿CUÁNTA AGUA SE DEBE BEBER AL DÍA?

 

Imagen de previsualización de YouTube

Qué cantidad y cómo debemos consumir el agua necesaria para que nuestro organismo funcione bien. Te damos las respuestas simplificadas

 

A colación de este vídeo tocamos el tema de la hidratación-deshidración, porque con esos ocho vasos tendremos el agua que nuestro organismo necesita para funcionar correctamente.
El agua representa aproximadamente el 65% de nuestro peso corporal, forma parte de todas las estructuras de nuestro organismo, podríamos decir que nuestras células y fibras están flotando. E insisto estamos hablando de agua, por muy rica que esté la cerveza o muy antioxidante que sea el vino, no es la forma correcta de intentar hidratarse.

 

OCHO EFECTOS NEGATIVOS QUE PUEDE CAUSAR LA DESHIDRATACIÓN
Podría añadir más daños, pero creo que para el público que habitualmente nos lee, estos serán suficientemente llamativos. Y por supuesto, si no hacemos un listado esto no sería un blog serio, ¿no?

  1. Disminuye el rendimiento físico
  2. Aumentan las posibilidades de sufrir calambres
  3. Aumenta la posibilidad de que se lesione más nuestros tejidos (contracturas, tendinopatías, en general ayuda a la aparición de dolores musculares)
  4. Disminuye la flexibilidad de los tejidos
  5. Reduce la concentración
  6. Reduce la coordinación
  7. Fatiga y falta de memoria
  8. Pueden aparecer cefaleas, y favorecer la aparición de migrañas

 

 

CUÁNDO BEBER AGUA

Sobre todo: antes desayunar y entre horas. No digo que no se deba beber durante las comidas principales o más copiosas del día, lo que no debemos es pasarnos en las cantidades. El estómago segrega ácido clorhídrico para digerir los alimentos, si lo diluimos demasiado en agua, ciertos nutrientes que necesitan un pH ácido no se descompondrán bien pasando sin digerir al intestino, dando gases e incluso dolor estomacal. Los gallegos en este campo tenemos muy claro o pulpo á feira non se come con auga, porque en el fondo sabíamos lo del ácido clorhídrico.

 

CUÁNTA AGUA BEBER ENTONCES

En el recuento diario entrarían también las infusiones, caldos, verduras y fruta. Los vegetales son ricos en agua, pero no sustituyen nunca a un buen vaso de agua.

En aquellas personas que por ciertas alteraciones viscerales, en las que no nos vamos a parar ahora,  sienten que el agua los “encharca” y apenas se beben un vaso al día, lo ideal es cubrir las necesidades con infusiones variadas o agua con un poco de zumo de limón.

Cuidado igualmente si nos obsesionamos con beber más agua de la debida, también es perjudicial, ya que orinaremos mucho más y provocándonos  deshidratación. Además facilitaríamos la pérdida de minerales como el potasio, pudiendo aparecer mareos o temblores. Por eso me gusta la idea del vídeo, pasando de pensar en el litro y medio recomendado, a unos ocho vasos diarios.

Sólo en determinadas patologías como una infección de orina se recomienda aumentar la ingesta de líquidos a dos litros y medio. O en aquellas épocas de más calor  o si hacemos actividad física también se necesita aumentar los aportes de líquido para adaptarnos a las pérdidas que se producen por el sudor.

 

Espero que os haya resultado de interés. Hasta la próxima entrada

 

Autora: Fátima Fontenla Souto

Fisioterapeuta Colegiada nº 1510