La Eficacia de Pilates ejercicio en personas con dolor lumbar crónico: una revisión sistemática

Nice looking doctor showing a patient something on skeleton model in bright officeEsta revisión sistemática proporciona información actualizada sobre la efectividad del ejercicio de Pilates en las personas con lumbalgia crónica que pueden ser utilizados para ayudar a la toma de decisiones clínicas. Las investigaciones futuras deberían investigar los regímenes de ejercicio Pilates óptimos para personas con lumbalgia crónica, como las frecuencias adecuadas y la duración de los programas, relaciones de supervisión, uso de ejercicios en casa, y equipo especializado. Ensayos controlados aleatorios futuros también deberían investigar la eficacia a largo plazo del ejercicio de Pilates con otros tratamientos, como masajes, y confirmar si hay alguna diferencia en la efectividad entre los ejercicios de Pilates y diversas formas de ejercicio, como el ejercicio aeróbico frente a la estabilización lumbar. La investigación sobre si algunas personas con lumbalgia crónica pueden beneficiarse de Pilates ejercicio más que otros también pueden ayudar en la toma de decisiones clínicas sobre si el ejercicio de Pilates es adecuado para clientes individuales.

RESUMEN

El dolor lumbar crónico (DLC) se define como el dolor durante más de doce semanas, en la región lumbar posterior entre las costillas duodécima y pliegues glúteos inferiores (CLBP) es altamente prevalente y se asocia con niveles significativos de discapacidad. Como consecuencia, el DLC pone una gran carga social y económica en la sociedad.

Ejercicio de Pilates es una receta comúnmente a las personas con lumbalgia crónica. Ejercicio de Pilates es el nombre de su fundador, Joseph Pilates, quien desarrolló una serie de ejercicios en la década de 1920 para fomentar el acondicionamiento físico y mental. La estabilidad del núcleo, la fuerza y la flexibilidad se hace hincapié en ejercicios de Pilates, como es el control de movimiento, la postura y la respiración. Todos estos aspectos del ejercicio de Pilates puede beneficiar a las personas con lumbalgia crónica como ejercicios con características similares han tenido éxito en reducir el dolor y mejorar la capacidad funcional.

En el tratamiento de las personas con lumbalgia crónica, se ha sugerido en un estudio Delphi que supervisaron las sesiones de ejercicio de Pilates deben realizarse 2-3 veces por semana durante 3-6 meses, y se complementarán con ejercicios en el hogar. Supervisión individualizada ha sido advertido en las primeras 2 semanas, pero a partir de entonces las sesiones de grupo de hasta 4 clientes al terapeuta. El uso de equipo especializado de ejercicios de Pilates con la resistencia a la primavera, como un reformador, también ha sido recomendada para personas con lumbalgia crónica.

A pesar de la popularidad de los ejercicios de Pilates en el tratamiento de personas con lumbalgia crónica, su eficacia en personas con lumbalgia crónica aún no se ha establecido. Seis revisiones sistemáticas han investigado la efectividad del ejercicio de Pilates en las personas con lumbalgia crónica, y un protocolo para una revisión Cochrane también se ha publicado. Valoraciones, sin embargo, reportan diferentes resultados.  Varias revisiones  reportan una disminución en el dolor, pero no todas las mejoras del informe en la capacidad funcional. Otras revisiones reportan mejoría en el dolor o la capacidad funcional o hallazgos no concluyentes. El número pequeño y calidad metodológica mixta de estudios primarios ha hecho la presentación de informes de resultados creíbles difícil. Varias revisiones han realizado metanálisis en presencia de heterogeneidad clínica significativa, dando lugar a resultados engañosos.

Recientemente, varios ensayos controlados aleatorios (ECA) han publicado que son relevantes para la evaluación de la efectividad del ejercicio de Pilates en las personas con lumbalgia crónica. La mayoría de estos ECA no se han incluido en las revisiones anteriores, por lo que la incorporación de estas nuevas pruebas en una revisión sistemática actualizada se indica. Dado que hay ahora un volumen moderado de evidencia disponible, es también apropiado que esta nueva revisión sistemática incluye sólo los ECA. Esto asegurará esta revisión representa un alto nivel de evidencia y aumenta la credibilidad de los resultados.

El objetivo de la revisión sistemática es proporcionar una actualización sobre la eficacia de los ejercicios de Pilates para reducir el dolor y mejorar la capacidad funcional de las personas con lumbalgia crónica basada en el más alto nivel y la calidad de la evidencia científica disponible.

CONCLUSIÓN

Según esta revisión sistemática, los resultados del ejercicio de Pilates en mejoras estadísticamente significativas en el dolor y la capacidad funcional en el corto plazo en comparación con la atención habitual y la actividad física en personas con lumbalgia crónica. Los cambios en el dolor son más propensos a ser clínicamente significativo que las mejoras en la capacidad funcional. A las 24 semanas, sin embargo, las mejoras con ejercicios de Pilates y la educación pueden ser equivalentes a los conseguidos con la educación por sí sola. Cuando el ejercicio de Pilates se compara con la terapia de masaje o de otras formas de ejercicio, mejoras equivalentes en el dolor y la capacidad funcional se han reportado en personas con lumbalgia crónica.

Autores: Wells, Kolt GS, Marshall P, Bialocerkowski A

CÓMO COLOCAR EL SILLÍN DE LA BICI

Para colocar el sillín de la bici de la forma más ergonómica, y de este modo evitar lesiones en las rodillas, o molestias a nivel lumbar, tenemos que comprobar tres medidas:

1. Retroceso del sillín

2. Inclinación del sillín

3. Altura del sillín.

 

RETROCESO

El retroceso es una medida que se toma teniendo en cuenta la distancia de la rótula hacia el pedal. Para calcularlo nos sentamos en la bici, colocando un pie en  el pedal y dejando la bela paralela al suelo (la bela es  el eje que une el pedal a la bici).

En esta posición podemos calcularlo de dos formas:

A) El borde anterior de nuestra rótula debe estar justo por delante del borde de la bela.

B) El borde posterior de la rótula debe caer justo en el medio del eje entre el pedal y la bela.

Según esta medida y con el tornillo que sujeta el sillín a su barra a medio apretar, lo que haremos será desplazarlo hacia delante o hacia atrás, para que se adapte a la distancia que hemos calculado previamente.

DSC_0188

INCLINACIÓN 

Aflojamos el tornillo posterior del sillín, que lo ajusta a la barra, y colocamos un nivel encima del sillín de forma longitudinal, buscando que quede perfectamente alineado. Una vez conseguido y ya con el retroceso calculado, apretamos para fijarlo. Con esta sencilla maniobra evitamos que nuestra pelvis quede en anteversión(aumentando la curva lumbar), o en retroversión (disminuyendo la curva lumbar). De ambas situaciones la peor es la retroversión, puesto que disminuye la capacidad de amortiguación del peso, y tendríamos mayor dolor lumbar, esta posición se da cuando la punta del sillín está más elevada que la parte posterior.

DSC_0186

ALTURA DEL SILLÍN

Al parecer existen diversas  fórmulas para calcular la distancia más exacta. Pero os voy a explicar la más sencilla, la del “ojimetro”, que será la que usemos quienes no nos recorremos 1000 kms en bici al año: Sentados en la bici, colocamos un pedal en la posición más baja, y que quede paralelo al suelo. Encima colocamos nuestro pie de forma que no esté ni en flexión ni en extensión, es decir, que quede también perfectamente paralelo  al suelo. En esta posición, nuestra rodilla no puede estar completamente extendida, el sillín estaría demasiado alto, sino que deberíamos tener la rodilla ligeramente flexionada, unos 15º aproximadamente.

DSC_0184

 

Autora: Fátima Fontenla Souto  

Fisioterapeuta Colegiada Galicia Nº 1510